alt

Carolina Leiva Ubilla – Manga Gástrica Laparoscópica

Cuando me llegó el mail de la Corporación Baros hablando sobre las operaciones para la obesidad lo recibí medio incrédula. Llevaba entre seis y siete años visitando diversos profesionales de la salud mientras mi problema de obesidad empeoraba cada vez. Pero el asistente de Baros, Marcelo Schatloff, me recibió y asesoró eficazmente en cuanto a los exámenes y fase preoperatoria. Conocí al amable doctor Berry, quien me contó sobre la Gastrectomía en Manga, una cirugía nueva para combatir definitivamente mi problema, dándonos a mi familia y a mí la confianza para someterme a dicho procedimiento y ponerme en sus manos.

 

A principios de diciembre ingresé al quirófano. Sorprendentemente al día siguiente estaba dando mis primeras caminatas. A los dos días ya estaba con jaleas y líquidos, comenzando una recuperación sorprendentemente rápida. Al mes y medio incluso comencé a ir al gimnasio, gracias a los beneficios que me trajo la rápida baja de peso. Otra de las maravillas fue la pronta adaptación a los nuevos menús y a las nuevas raciones, ya que a pesar de ser mucho mas reducidas, no se pasa hambre ni se sufre ansiedad. Así estoy pudiendo superar con éxito los malos hábitos, como “picar” entre comidas, comer a deshoras, etc. No te sientes en lo absoluto restringido, sino apoyado por tu propio cuerpo.

 

En estos tres meses y medio que llevo de operada he bajado 30 kilos (en un minuto estuve sobre los 125), y he recuperado mi salud y un estilo de vida saludable. Mis enfermedades asociadas, tales como diabetes, hipertensión arterial, etc. han mejorado increíblemente, y en lo cotidiano ya no me canso al par de cuadras o puedo subir las escaleras del metro casi trotando, algo imposible hace muy poco. Por fin puedo comprar la ropa que me guste y no la que “me entre”, y mi autoestima ha mejorado enormemente. Siento que a mis 25 años he vuelto a nacer. Como ven, sólo puedo hablar maravillas de la experiencia como paciente del doctor Berry, y recomiendo a ojos cerrados que lo visiten con confianza.

 

Se despide una paciente infinitamente agradecida. Atentamente,

 

Carolina Leiva Ubilla.