alt

Quiénes pueden operarse

Los posibles candidatos para esta operación son aquellas personas con un índice de masa corporal (IMC) mayor a 40, o sea, más de 40 kilos de sobrepeso. También es ideal para quienes poseen un IMC superior a 35, pero con alguna enfermedad asociada, como presión alta y diabetes, entre otras.

Otro requisito es tener entre 18 y 60 años (aunque también es una técnica ideal para algunos adolescentes en casos seleccionados). No deben tener enfermedades psiquiátricas y no presentar adicción al alcohol ni drogas.

Para quienes estén pensando en esta solución con un fin estético, deben saber que la cirugía sólo se realiza por indicación médica, puesto que su propósito es sacar al paciente de un rango de obesidad severa y mórbida, la cual se traduce en una mala calidad de vida (y la pone en riesgo). Sin mencionar que se asocia también a una serie de enfermedades metabólicas, las que pueden ser curadas luego de esta intervención. Por ejemplo, un diabético obeso que soluciona el problema de sobrepeso termina con su diabetes y deja de tomar medicamentos o insulina. Lo mismo ocurre con la presión alta y la apnea del sueño, las cuales mejoran en un 90 y 80 %, respectivamente.