alt

Testimonio Paciente Kenny

archivo-adjunto-al-mensaje-2

Mi nombre es Kenny, soy profesor universitario y tenía 36 años en el momento de conocer al Dr. Berry en noviembre de 2015. He pasado los últimos 12 años dentro y fuera de Chile y realmente me gusta estar en este país. He luchado con mi peso desde que tenía unos 15 años, con la habilidad de ganar y perder peso frecuentemente. Durante los últimos 5 años, llegué a pesar tanto como 176 kilos y tan poco como 122 kilos. Tengo 193 cm de estatura. Cuando conocí al Dr. Berry yo estaba en 152 kilos. Me sentía avergonzado de mí mismo y de mi imposibilidad de “controlar mi propio peso.” Me dio vergüenza tener que hablar con un médico al respecto. Fui con un amigo chileno que me apoyó y me ayudó a tener seguridad de poder entender todo; Dr. Berry habla muy bien inglés y yo hablo bien español, pero yo quería el apoyo de todos modos.

Desde el momento en que conocí al Dr. Berry, supe que mi vida iba a cambiar. Me trató como humano y no me hizo sentir mal o avergonzado. Se refirió a esto como una necesidad médica, a diferencia de cómo la gente habla de los problemas de peso en los EE.UU. Explicó las opciones y me dio su recomendación de la manga gástrica. Luego conocí a Isabel, su asistente. Con ella pude ver el costo y las opciones para el pago, ya que al no tener ISAPRE o FONASA, tendría que pagar como un cliente privado. Programado los exámenes completos, reuniones con el equipo de nutricionista, kinesiólogo, psicólogo y anestesiólogo. A pesar de que no tenía pensado operarme, dos semanas después de conocer al Dr. Berry ya estaba programada mi cirugía para el 13 de noviembre. Mi madre voló desde los EE.UU. para estar conmigo y el Dr. Berry incluso se reunió con ella explicó todo para ella en inglés y respondió a sus preguntas.

La cirugía fue genial – un viernes por la mañana el día después de que Chile jugó al fútbol en el Estadio Nacional – mi madre y yo fuimos a ver el partido con amigos chilenos. Realmente no hubo dolor en ningún momento, y fue rápido el proceso y sin complicaciones. Me alojé en la Clínica Las Condes por 2 días y me fui de Alta el Domingo feliz y relajado. Me di cuenta que inmediatamente mi estrés y la ansiedad me habían dejado. Me mordía las uñas hace 33 años, pero después de la operación, automáticamente perdí la necesidad de hacerlo

Mi estado de ánimo era (y sigue siendo) tranquilo y feliz – otro cambio, ya que la mayor parte de mi vida la pasé llena de ansiedad y estrés. Comencé a perder peso y muy rápidamente. Es importante seguir todas las pautas y recomendaciones. Dentro de los 10 días la pérdida de peso ya era muy notoria y mi análisis de sangre ya estaba mostrando una excelente respuesta a la cirugía. Mes tras mes, el peso se iba, me sentía muy bien, análisis de sangre mostró excelentes resultados y empecé a verme muy diferente. La gente empezó a tratarme diferente – mucho mejor, de hecho. 10,5 meses más tarde peso 84 kilos – sí he perdido 68 kilos en menos de 11 meses. Me siento genial. No tengo las ganas de comer en exceso. Me siento saludable y feliz. Soy capaz de participar en actividades físicas que me encantaban, como el senderismo, tenis, y viajar por lugares nuevos, etc. Me veo bien, pero me siento aún mejor. Mi presión arterial es 110/70, mi colesterol sigue siendo bajo y mi colesterol bueno va en aumento, según mis exámenes de sangre soy la imagen de la salud. Tenía gota que ahora ha desaparecido. Mi vida ha cambiado gracias a la amabilidad y la paciencia del Dr. Berry. Algunas personas dicen que “se trata de una cirugía muy costosa, no estoy seguro de que puedo hacerlo.” A mí también me preocupaba eso. Pero cuando realmente quieres algo, buscas formas creativas para que esto ocurra y ahora pienso que “no estoy seguro de que podría permitirme a mi mismo no hacer la cirugía – yo probablemente estaba en un camino rápido hacia mi propia muerte dada mi obesidad, y esta cirugía literalmente me salvó la vida.

archivo-adjunto-al-mensaje