alt

Testimonio Eugenia Neira

Imagen 1

Mi nombre es Eugenia Neira, soy Ingeniera Comercial y tengo 29 años. Nací en Punta Arenas, pero viví la mayor parte de mi vida en Viña del Mar, y actualmente vivo en Santiago con una amiga. Toda mi vida tuve tendencia a engordar, pero siempre pude controlar las subidas de peso con las típicas dietas y todos los métodos a los que podía acceder. El problema comenzó a agravarse cuando me fui a vivir sola, ya que los malos hábitos, como comer una vez al día, delivery de comida chatarra la mayor parte del tiempo, hicieron que en los últimos 5 años comenzara a subir de peso ya descontroladamente, llegando a un punto que ya no me importaba, llegando a un peso máximo de 110 kilos en Diciembre del año pasado.

El Doctor Berry llegó a mi vida como un dato de una compañera de pega casi un año antes de operarme, en marzo del 2016 lo fui a ver y finalmente aplacé el tema, ya que todavía no lo sentía tan grave, hasta que en Septiembre del año pasado para mi cumpleaños, vi una foto y no me reconocía, estaba totalmente alejada de la imagen con la que me identificaba y entendí que no podía continuar así, ya que lo que se estaba demostrando exteriormente, claramente también se iba a manifestar interiormente con problemas de salud. En noviembre tuve mi cita con el doctor, ya que esperé 2 meses por un periodo de mucho trabajo y ese mismo día cerramos el tema. Me dijo “segunda vez que vienes, estay lista”, pero fue cuando me dijo que era más peligroso para mi salud no operarme que hacerlo, cuando me terminé de convencer. Ese día salí con hora al pabellón y con la mejor decisión que pude tomado por mí en mi vida.

Comenzó el proceso y conocí a todo el equipo del Doctor, teniendo que pasar por la aprobación de distintos doctores para llegar a la intervención. Hasta el día de hoy me acompañan en el proceso. Todos ellos, se tomaron todo el tiempo del mundo para explicarle a mí y familia en qué consistía este proceso y la operación, con la mejor disposición del mundo. Finalmente llegó el día de la operación, la cual se tuvo que aplazar una semana debido a un virus en el estómago por tanta despedida de mis platos favoritos. El equipo que se generó el día de la operación, me hizo sentir demasiado cómoda y confiada, por lo que en ningún minuto me puse muy nerviosa, de hecho nos reímos muchísimo durante la previa. El post operatorio en la clínica fue demasiado bueno, sin dolor y super monitoreada y cuidada por todo el equipo que estaba a cargo esos días. Creo que ahí todavía no entendía que mi vida había cambiado. Los primeros días fuera de la clínica es lo más impresionante, ya que los primeros kilos bajan extremadamente rápido. Con las comidas es todo un proceso, pero es super fácil seguir el ritmo, ya que te describen cada cosa que debes hacer. No cabe opción que puedas hacerlo mal. De todas maneras tenía a distancia de un whatsapp a todos mis doctores por si tenía alguna duda. Después de dos semanas volví de la licencia, a lo que es mi vida normal, donde tuve que comenzar los cambios que realmente eran más profundos, cambiar el estilo de vida, cocinar, darte el tiempo para tomar desayuno, almorzar, cambiar todos los hábitos alimenticios y básicamente aprender a comer de forma sana a los 29 años. A los dos meses de la operación comencé a hacer deporte constantemente, cosa que nunca había hecho en mi vida. Hoy ya no es opción no ir al gimnasio al menos dos veces a la semana, me obligo, como nunca antes. Esto ha complementado de manera espectacular la baja de peso, ha hecho el proceso incluso más rápido. Hoy mido 1,72 y peso 72 kilos, entrando en el rango de “peso normal” después de casi 7 años con sobre peso y obesidad.

A todas las personas que me han preguntado cómo ha sido todo este proceso, si es que ha sido difícil, les he dicho que es lo mejor que me ha pasado en la vida, que gracias a todo el equipo que me acompaña constantemente y el cambio de vida que he tenido desde mi interior, ha sido realmente muy fácil. Cuando todo empieza a cambiar para mejor, tu salud, como te sientes, como te ves, empiezas a proyectar algo realmente positivo y algo que realmente deseas y vas a mantener en el tiempo.

Le quiero agradecer a todo el equipo, partiendo por el doctor Berry, si no hubiera tenido la buena onda que tuvimos desde el minuto uno, creo que esto habría sido muy distinto. Dr, sigo siendo la primera del curso?? Jajaja. Isa, gracias por TODO!!, eres seca, siempre ayudándome con cada tema que tenía, y llegando siempre con una solución demasiado rápido! También agradecer al doctor Molina, a la doctora Yael, a la Mariela y a la Doctora Olivos que aguantó todas mis consultas por whatsapp, incluso cuando estaba de vacaciones, se dio el tiempo de responderme. Son un tremendo equipo y agradezco haber tenido la suerte de haberlos conocido y haber podido vivir este proceso con profesionales tan excelentes como ustedes.